Loading...

Fue al funeral de su amigo vestido de mujer, cuando descubrieron por qué todos lloraron…



Enlaces patrocinados






Un mejor amigo es esa persona que se convierte en más que un miembro de la familia, es un confidente indispensable, la persona que está siempre para ti en las buenas y en las malas, quien te conoce más que a nadie en el mundo y a pesar de que puedan tener fuertes diferencias tarde o temprano vuelven a estar juntos como si nada de eso hubiera ocurrido. La persona que no te juzga, solo te escucha y te apoya a como dé lugar…



Justamente esa era la relación entre dos jóvenes que fueron amigos durante muchísimos años, estuvieron en las misma escuela y decidieron enlistarse en el ejército de los Estados Unidos, fue de esta manera como terminaron en la guerra de Afganistán, pero avanzaba el tiempo y todo era cada vez más agresivo, la muerte podía olerse de cerca…

Lamentablemente eso ocurrió con uno de ellos, durante un enfrentamiento uno de los dos no pudo burlar a la muerte y durante su funeral su mejor amigo llegó vestido de una manera que nadie podía creer, hubo críticas y burlas por su extraño atuendo. Incluso parecía que se estaba burlando, pero las lágrimas en su rostro decían lo contrario.


Ninguna de las personas presentes se explicaban por qué estaba vestido de esa forma, pero lleno de tristeza al fin pudo darles la respuesta, apenas podía hablar. ¡Estaba devastado!



Berry y Elliot tuvieron batallas interminables pero nunca perdieron su característico sentido del humor, pero por dentro rogaban salir vivos de los enfrentamientos, pero hubo un día en especial que ambos se juraron a manera de broma que si alguno de los dos moría se presentarían en el funeral con un vestido amarillo y calcetas rosas simplemente para alegrar a los presentes. 


Aparentemente nunca pensaron que tendrían que cumplir esa primera tan rápido y a pesar del dolor cumplió su promesa, fue vestido tal y como lo prometieron… 


Berry perdió a su compañero de las mil batallas, su compañero de vida, su mejor amigo, su hermano... no podía controlar su dolor porque únicamente faltaban dos cortos días para que pudieran regresar a casa sanos y salvos, pero la suerte no estuvo del lado de Elliot. 


Como buen soldado americano estos hombres se juraron lealtad, cumplió su promesa de soldado, su promesa a un hermano que se le adelantó y espera poder reunirse con él en un futuro.





Recomendados