Loading...

Su esposo le hacía bullying por su apariencia; bajó de peso y lo abandonó



Enlaces patrocinados







Absolutamente todos en el mundo nacemos con complexiones totalmente diferentes, hay quienes son más corpulentos y otros más delgados, pero no está en derecho de nadie juzgar a las personas por su apariencia; lamentablemente para Besty Ayala la vida no fue nada sencilla, porque desde sus cortos 13 años de edad fue víctima de bullying únicamente por tener unos kilos de más, sin embargo en lugar de cambiarlo, para aliviar su ansiedad recurría a comer excesivamente, toda su vida se convertía en un círculo vicioso del que no podía escapar.



Logró ingresar a la universidad pesando 95 kilos, pero poco después se embarazó y en el 2013 tuvo a su primera hija, Isabella, lamentablemente las consecuencias en su cuerpo fueron todavía más grandes, llegó a alcanzar los 118 kilos, su depresión post parto era impresionante pero luchaba por salir adelante y cuidar de su pequeña. En ese momento su peso y su apariencia no eran importantes.


Aunque todo debería ser alegría después del nacimiento de Isabella era totalmente lo contrario, con el tiempo descubrió que su esposo, con quien tenía una relación de 14 años, tenía una amante, en ese momento su mundo se colapsó, se sentía inútil, deprimida y sin ganas de luchar. 

¨Lo descubrí a través de unos mensajes que leí en su Facebook, donde me llamaban ´vaca´… Mi mundo entero se vino abajo. El siempre me decía que me veía bien o trataba de hacerme comida chatarra todo el tiempo. Estaba tan devastada cuando leí esos mensajes… Era como si me hubiera permitido o quería que me quedara así¨. Confesó Besty públicamente después de que su historia se diera a conocer. 



Era un momento de cambio, logró tomar toda esa depresión y convertirla en energía para transformar su vida por completo, inició con clases de zumba con ayuda de su hermana, levantaba pesas y salía a correr diariamente, al poco tiempo su hermano le recomendó cambiar su alimentación y así lo hizo, con una dieta sana y alta en proteínas, junto con el ejercicio, los resultados pueden verse hoy en día. Con mucha valentía, dedicación y esfuerzo hoy parece otra y con casi 50 kilos menos arranca suspiros a cualquier hombre.



¨Soy una persona completamente diferente, tanto por dentro como por fuera. Soy más feliz, más segura y más positiva. Sé que soy capaz de mucho y estoy muy contenta de ser un buen ejemplo para mi hija¨, dijo la hoy renovada mujer. 


Pero había más, por razones obvias alguna ella nunca pudo soportar la humillación de su esposo y todo lo que hizo a sus espaldas, por esa razón no dudó ni un segundo en abandonarlo después de una larga y dolorosa relación. 

¿Qué estará pensando su ahora ex esposo en este momento después de verla tan cambiada?



Recomendados