Loading...

Esta chica vende su CUERPESITO en el face y le da una lección a quienes la contactan



Enlaces patrocinados







Actualmente Facebook se ha convertido en una especie de “Sección Amarilla”, donde ya no necesitas hojear cientos de páginas para encontrar un servicio en particular, basta con publicarlo entre tus contactos para que te den alguna referencia y te ahorres el esfuerzo, pues siguiendo esta misma temática una chica decidió vender algo que todos los hombres en algún momento desean, sin importar si es casado, soltero, viudo, etc., pero la compañía de una mujer nadie la puede negar. ¡Comprobado! 



Sabiendo que los chicos alguna vez en su vida les ha pasado por la cabeza obtener los servicios privados de algunas “vendedora de caricias”, una chica llamada Yahaira Díaz, quien vivía en la ciudad de Monterrey, pero se mudó a la Saltillo para poder continuar con sus estudios, realizó una publicación en Facebook provocando un tremendo escándalo entre conocidos y desconocidos.

Haciéndose pasar por una mujer necesitada ella anunció que necesitaba dinero prestado y que obviamente lo regresaría, pero lo que llamó más la atención fue que mencionó que estaba dispuesta a ofrecer su cuerpo a cambio del dinero que tanto le urgía. 


Sin embargo, lo que sucedió después de esta publicación fue verdaderamente impresionante, terminó siendo una valiosa lección a unos cuantos hombres. 

En las redes Yahaira es conocida como #LadyQuemones tras haber evidenciado las actitudes de estos hombres que trataban de “aprovecharse” de su supuesta necesidad. ¡Algo nefasto!


No pasó mucho tiempo para que la joven estudiante comenzara a recibir algunos comentarios y sobre todo mensajes privados de algunos hombres que estaban casados, comprometidos o con novias… ella no podía dejar las cosas así.



Pero lógicamente también recibió algunos mensajes en donde la criticaron por exhibirse de esa manera, algo que dejó en duda las verdaderas intenciones de la mujer. 




La pregunta obvia era saber cuánto cobrara por sus servicios


Lo grave de todo fue cómo los hombres trataron de aprovecharse de una situación vulnerable para obtener los servicios de la chica, como una supuesta “ayuda”.


La estudiante solamente reía, en ningún momento su intención era estar con absolutamente nadie, era su experimento social.


Lo más descarados de todos eran los que tenían una fotografía con su novia


Y algunos otros ya se sentían con el derecho hasta de llamarla amiga. ¡Unos verdaderos patanes! 


Gracias a sus actos se ganó el aplauso de muchísimas mujeres y obviamente las críticas de algunos hombres al sentirlo como una “falta de respeto”



Recomendados